jueves, 12 de febrero de 2009

Caza mayor


Ya escribí hace un par de semanas en este blog sobre la intolerable politización de la Justicia española, y la mala costumbre socialista de intentar acabar con la separación de poderes sobre la que el bueno de Montesquieu teorizó (mucho antes de que Alfonso Guerra expidiera su acta de defunción en España). Pero el último affair cinegético de Garzón y Bermejo roza el esperpento: el juez y ex diputado socialista con el ministro y ex fiscal anticorrupción (pero sólo del PP) pasando un entrañable fin de semana campestre cazando venados... y políticos populares. Ni Berlanga lo hubiera ideado mejor. Sólo faltaban los secundarios, y quién mejor para el papel que el comisario general de la policía judicial Juan Antonio González, y la fiscal de la Audiencia Nacional Dolores Delgado. La escena ya es suficientemente sospechosa, pero se vuelve infame si se tiene en cuenta que horas antes se había iniciado una operación judicial contra un supuesto entramado de empresas ligadas al PP. Curiosamente en plena campaña electoral. Casualmente en medio de las peores cifras económicas de los últimos años. Y como siempre, rodeada de filtraciones continuas a los medios de comunicación afines al gobierno socialista.

Hoy he tenido oportunidad de intervenir en el Pleno de la Asamblea de Madrid para denunciar este tema tan escandaloso, que supone un insulto a la independencia judicial y al propio Estado de Derecho. Aunque si en algo coincido con las impresentables declaraciones de Bermejo de ayer es en su buena puntería. Pero sólo para disparar contra Madrid y Valencia, no contra la Andalucía del pesebreo chavista o la Cataluña del 3%. Sólo para apuntar a Boadilla y Majadahonda, no a Pinto o Ciempozuelos. Sólo para encañonar al adversario político, no al partido más corrupto de la historia de España que es el PSOE. La cacería emprendida contra el Partido Popular desde la Fiscalía General del Estado y los jueces a sueldo de Ferraz es simplemente nauseabunda, igual que el sangrante uso electoralista de la Justicia en España . Espero que Garzón se dedique a descolapsar su juzgado en vez de creerse una estrella de rock de gira mundial perpetua al servicio de la internacional socialista. Y espero que Bermejo se vaya de montería y no vuelva, por el bien de la Justicia y de nuestra salud democrática.

martes, 10 de febrero de 2009

Regina, con un par


Esta mañana hemos estado acompañando a la alcaldesa de Lizarza en la Audiencia Nacional durante el juicio contra el batasuno Pedro María Olano, que hace casi dos años le amenazó de muerte durante la izada de la bandera española en su ayuntamiento. Paradojas de la vida: personajillos como Urkullu braman contra la normalidad democrática de que la bandera española ondee en el parlamento vasco, mientras valientes como Regina Otaola son amenazados de muerte por defender la legalidad y los símbolos de nuestra Nación (única e indivisible, pese a quien pese). Al filoterrorista de marras le informaron en el banquillo de que le puede caer más de un lustro a la sombra, aunque no creo que le preocupara demasiado. En esta España discutida y discutible amenazar, extorsionar e incluso asesinar sale muy barato. Lo más seguro es que no llegue a pisar el trullo, y si lo hiciera le reducirán la pena poco después de llegar, le regalarán un par de licenciaturas en la UPV, y le dedicarán una calle en su pueblo donde será recibido como un gudari en cuanto acabe su huelga de hambre ficticia. Y mientras, Regina seguirá arriesgando su vida por la libertad y por España. Con un par.

jueves, 5 de febrero de 2009

Cree el ladrón que son todos de su condición


Con tanta acusación del PSOE y sus tentáculos mediáticos sobre supuestos seguimientos y espionajes viene bien recordar cómo se las gastaba el ejecutivo de Felipe González. A los dos años de llegar al poder ya montaron un potente gabinete de espionaje político para vigilar de cerca al propio gobierno y partido socialista, pero sobre todo a la oposición popular y comunista, a periodistas y empresarios no alineados (¿o alienados?) y hasta al Jefe del Estado y a la Casa Real. Al descubrirse el pastel tuvo que dimitir el segundo vicepresidente de los gobiernos socialistas de Felipe, Narcis Serra (sí, el mecenas de Chacón). No nos olvidemos tampoco de que el primer vicepresidente de los gobiernos del PSOE, Alfonso Guerra, ya fue apartado de la primera línea por la corrupción de su hermano en el cortijo andaluz de Chávez, quien a su vez protagonizó un escándalo mayúsculo con el espionaje de los presidentes de las cajas de ahorro de Sevilla. En fin, señores socialistas, podrán difamar lo que quieran pero lecciones en estos temas, las justas.

domingo, 1 de febrero de 2009

Medio siglo sin libertad en Cuba


Adjunto el artículo que he publicado hoy en El Mundo sobre las manifestaciones a favor y en contra de la dictadura cubana.

¿Se imagina una manifestación en España de apoyo a las dictaduras de Pinochet o Stroessner? ¿Cree que alguien se atrevería a criticar una concentración en favor de la democracia en Chile o Paraguay en plena vigencia de esos regímenes totalitarios? Pues eso es lo que está pasando este fin de semana en Madrid respecto a la dictadura castrista, la más longeva de Latinoamérica y penúltimo reducto comunista junto con la Corea de Kim Jong.

Coincidiendo con el 50º aniversario de la llegada de Castro al poder diversas asociaciones han convocado a todos los españoles para reclamar libertad y democracia en Cuba, algo que ha irritado tanto a los admiradores patrios del tirano de Birán que han contraprogramado con una manifestación “en favor de la dignidad en Cuba”, según su comunicado. Habría que preguntarles a qué dignidad se refieren. ¿A la de los centenares de presos políticos que se pudren en cárceles infrahumanas por reclamar libertad para su pueblo? ¿A la de los millones de cubanos que malviven en la más absoluta miseria y represión, sin vivienda, ni comida, ni reconocimiento de los más elementales derechos humanos desde hace cinco décadas?

Es terrible que en pleno siglo XXI haya partidos políticos y organizaciones sociales que sigan tutelando una férrea dictadura que se ha cobrado en su siniestra historia dos millones de exiliados, decenas de miles de encarcelados y miles de asesinados. Es sorprendente que 20 años después de la caída del muro y del fracaso del comunismo, alguien pueda seguir defendiendo la granja orwelliana en la que los Castro han convertido Cuba. Pero lo que ya es intolerable es que la izquierda española, en alianza con la nomenklatura castrista, intente criminalizar a quienes apoyamos a la oposición democrática cubana, como ha hecho estos días con sus viscerales ataques hacia Aguirre y Aznar (cómo no…).

Burke dijo que para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada. Por eso, ahora más que nunca, debemos volcarnos con el pueblo cubano para que conquiste una transición pacífica hacia la democracia y consiga superar el régimen estalinista que le gobierna despóticamente desde hace medio siglo. Hasta entonces no cabe la corrección política: o se está con la dictadura y sus cómplices rusos y venezolanos, o se está con los valientes disidentes que arriesgan su vida por la libertad y por recuperar el rumbo de su historia. Una historia que, en contra del célebre alegato de Fidel Castro en el juicio del Moncada, no le absolverá.