jueves, 15 de enero de 2009

Solbes, el del déficit

¿En qué se parece la Navidad al déficit público? - en que en Navidad los niños piden a Papa Noel y pagan sus padres, y en situación de déficit los padres piden a papá Estado y lo acaban pagando sus hijos. Esta frase típica americana encaja muy bien en estas fechas, porque el déficit público en España ha vuelto a casa por Navidad, una década después. Pero sobre todo, porque el déficit es un recurso macroeconómico injusto y egoísta para las futuras generaciones, que son las que tendremos que pagar el gasto irresponsable de los actuales gobernantes. Pan para hoy y hambre para mañana.

Solbes ha reconocido con su habitual tono ambiguo y tedioso que el déficit público en 2009 será "sustancialmente superior al 3%". Teniendo en cuenta el optimismo casi pueril del gobierno, y lo que les cuesta reconocer los datos negativos, debemos temer lo peor en un apartado tan sensible para el futuro de los contribuyentes y para la solvencia y competitividad de nuestro país. De hecho Standard & Poor's ya se está planteando bajar el rating de la deuda pública española, con las graves consecuencias que eso tendría para nuestro sistema.

En el año 2008 la economía española volvió a los números rojos que tan a juego van con el logotipo del PSOE. Gracias a los gobiernos de Aznar se superó la situación catastrófica de las cuentas públicas que dejaron los socialistas, y se logró aplicando estabilidad presupuestaria, contención del gasto público, y reducción de impuestos. Durante los 5 años de Gobierno de Zapatero no se ha hecho más que vivir de las rentas, negar y ocultar los problemas, y volver a los errores del pasado, aumentando el gasto público, despilfarrando en más burocracia y prebendas a los socios de gobierno, y adoptando medidas tan ineficaces como la devolución de 400 euros o el plan de inversión municipal.

El pasado ejercicio se ha saldado con un déficit del 3%, superando los límites establecidos en el Pacto de Estabilidad europeo, y teniendo en cuenta que sólo un año antes teníamos un excedente del 2,23% del PIB. Para entendernos sin porcentajes, sólo la broma de los 400 euros nos cuesta 5.000 millones de euros (cerca de 850.000 millones de pelas) y el plan de inversión municipal más de un billón de las rubias. Únicamente estas dos ocurrencias monclovitas suponen un 1,5% de todo nuestro Producto Interior Bruto, o lo que es peor, si no se hubieran puesto en marcha nuestro déficit se reduciría a la mitad.

Ya va siendo hora de que se desenmascare al verdadero Solbes. Por mucho que vaya de sabio profesor y por mucho que nos intenten vender otra imagen desde Ferraz, es un auténtico incompetente. Fue un pésimo ministro de economía con González, que dejó a España en la ruina, con una tasa de paro del 22% y con una corrupción galopante. Como comisario europeo no le fue mucho mejor y estuvo envuelto en el mayor fraude de la historia comunitaria con el escándalo Eurostat. Y como vicepresidente de Zapatero se ha confirmado no sólo como un gestor incapaz de dirigir nuestra economía, sino como un mentiroso que ha ido negando la desastrosa situación económica por la que pasaba España por espúreos intereses electorales. Espero que tenga un hueco en las listas europeas del PSOE y nos honre con su dimisión.